Un Niño CEMEDETE es una persona con vida. Una vivacidad que se ve reflejada en sus ojos; que se va ganando un puesto en la sociedad siendo capaz de integrarse en ella, pero con la mayor naturalidad, sin tener que echar mano de su lesión o rasgos físicos para abrirse paso.

El Doctor Moyá estaba convencido, hace más de treinta años, que los niños con discapacidades, los “niños tontos” según unos, los “niños distintos” según él, tenían posibilidad de tratamiento y de mejorar su futuro.Dr. Moyá

Puso manos a la obra y se informó, estudió y trabajó sabiendo rodearse de competentes colaboradores.

Trabajó mucho hasta perfilar una metodología personalizada de diagnóstico y tratamiento educativo, la cual abarcaba la terapia de las distintas dolencias o lesiones, MÉTODO CEMEDETE.

Este método lo fue aplicando con perseverancia, confianza y mucho amor, que sabiamente sabe transmitir a monitores y a padres (los que se comprometen a ello) todos copartícipes del tratamiento de los niños. Obviamente los resultados no se ven de inmediato, pero el tiempo se encarga de demostrar que el método es efectivo y que las distintas minusvalías son mitigadas aplicando la terapia adecuada y que los “niños tontos” pueden llegar a ser personas.

Al Centro Médico de Diagnóstico y Tratamiento Educativo de Barcelona, acuden padres desolados con su hijo enfermo, los cuales en su mayoría después de la primera consulta, salen esperanzados, aunque con el reto de una labor dura que realizar. Si no se da paso al desánimo a lo largo de los años los resultados son gratificantes ya que estimulan a seguir, y seguir porque siempre hay algo que hacer con nuestro hijo. Los logros ahí están.

Un Niño CEMEDETE es una persona con vida. Una vivacidad que se ve reflejada en sus ojos; que se va ganando un puesto en la sociedad siendo capaz de integrarse en ella, pero con la mayor naturalidad, sin tener que echar mano de su lesión o rasgos físicos para abrirse paso.

Desde que comenzó a funcionar el Centro CEMEDETE, de Barcelona, además de trabajar con los niños, su director, el doctor José Moyá Trilla, ha ido organizando cursillos y prácticas dirigidos a los futuros profesionales de la Medicina y de Ciencias de la Educación. También acudían padres y madres de un hijo en tratamiento.

Se crearon Centros CEMEDETE en varias ciudades de España, además de que muchos de los profesionales formados aplicaran técnicas de dicho método en sus tratamientos, por supuesto, los padres. ¡Todos los niños con alguna minusvalía ya tenían su oportunidad!.

Pasados los años, las familias de niños tratados en el centro de Bilbao, creamos la Asociación ALIND – VIZCAYA, con el ánimo de luchar unidos, por la integración de nuestros hijos.

To Top